Estrategias de autodefensa: trastornos límite de la personalidad

¡No es la primera vez que veo que soy muy crítico o controlador, incluso demasiado!

Reconozco que en mi vida he llegado a aprender a través del control y la crítica.

De 0 a 19 años, aprendí críticas y control con mis padres y continué …

De 0 a 19 años, enseñé a mis hijos a criticar y controlar.

Sé que muchos padres muestran a sus hijos críticas y control. Aprendemos mucho de nuestros padres.

Di lo que sabía y nunca lo cuestioné.

También está que estábamos en modo de supervivencia.

La crítica es parte de mi vida: una familia tóxica

Mis padres, en mi opinión, operaban por miedo a ser juzgados y castigados si no nos criaban, ya que pensaban que deberíamos criarnos. Entonces sus críticas y controles fueron impulsados ​​por el miedo. Había bastante poder en ello. Sentíamos que estábamos vivos si no hacíamos lo que decían. ¿Qué nos estaba pasando?

Castigado por Dios, castigado por los juicios de los demás, mucho de lo que otros van a decir. Joven tenías que trabajar y darte prisa, el cielo caerá sobre nuestras cabezas y seremos castigados por Dios; date prisa, los otros vienen y va a ser molesto. Terrible si otros nos ven así.

Durante mucho tiempo, fueron los otros los que fueron importantes. No solía escuchar que éramos importantes, que yo era importante. No lo percibí.

He escuchado tanto que Dios es importante, que yo no soy importante. ¡Que tenías que pensar en los demás antes de pensar en ti mismo! Como me senti No sentí nada. Solía ​​pensar en los demás.

A los 6 años, tenías que hacer cosas por papá. Es decir: trabajando en la granja. Para mamá, era poner en la madera, buscar agua del pozo, etc. Afortunadamente, estaba jugando con Louiselle.

Iba a la escuela para hacer lo que mis padres me instaron a hacer. Fue obligatorio No tuve placer en eso. Afortunadamente estaba escuchando canciones que me gustaban en la radio.

Me puse la ropa que mamá me hizo, una posibilidad de que hiciera 2 vestidos que me gustaba esconderme. Tenías que trabajar para papá, para poder vivir. Presta atención a los gastos porque no tendríamos nada para vivir. Todavía estábamos en modo de supervivencia.

Suerte que comencé a trabajar cuando tenía 13 años. Estaba empezando a tener dinero.

Para vivir, todo esto bajo las constantes críticas de mamá y papá y el control de papá.

tóxico de persona

Controlado por la opinión de otros que era muy importante. La opinión de mi familia y la opinión de los vecinos.

Y especialmente a Dios que siempre estuvo sobre nosotros, semana y domingo.

Mis padres estaban bajo la tutela de Dios y las opiniones de los demás y sentimos que estábamos sobreviviendo en todo esto.

¿Qué podríamos hacer? Era sumisa, no tenía otra opción y sobrevivir a mi hermana era un ejemplo de enfermedad, así que siguió el camino, siempre estaba incómoda y mamá dijo: Déjala hacerlo, lo haremos. .

Mi hermana y yo no tuvimos más remedio que ayudar a mamá y papá. Salió sintiéndose la favorita de papá. Me he convertido en el chivo expiatorio. Tomé el papel de víctima en todo. Además era terco, me sentía criticado, juzgado, condenado.

Relaciones familiares tóxicas

Mantuve este papel durante mucho tiempo. Finalmente, o por suerte tuve un marido sumiso. Y que tuve hijos con quienes compartí mis roles en la familia del padre.

La definición de crítica en mi opinión.

Así que los primeros 20 años de mi vida, viví con mis padres bajo crítica y control.

Durante los siguientes 20 años, estuve bajo la crítica y el juicio de la familia de mi esposo.

Sí, mis hijos siempre han sido vistos como mis hijos y no como los hijos de su padre.

Sí, mis hijos siempre han sido vistos como mis hijos y no como los hijos de su padre.

Pero él tiene mucho que ver con eso, siempre fue humilde cuando habló de mí y sus hijos, pero

Mencionó muchas cualidades cuando habló de sus hermanos, cuñados y hermanas. hijos de sus hermanos y hermanas.

Le critiqué mucho en relación con esto. Sin embargo, se sentía tan amado por su madre.

También seguí escribiendo lo que quiero hacer con él en los próximos días. Podrían ser las próximas semanas, los próximos meses … Pero por el momento, eso es lo que escribí esta mañana alrededor de las 4 en punto.

Mi cuerpo me ha estado hablando mucho en los últimos meses con las tensiones que siento en mi cuello y en mi cabeza. Haré todo lo posible para curarme antes de dejar esta tierra.

Autor anónimo de Quebec
Categorías: Psicología

0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.