Ahí quiero pensar en esta tarde con mi nieto, donde me escucho hablar y de lo que pensé que estaba hablando demasiado.

¿Y por qué esto necesita hablar tanto?

También mi novio. Mi hermanastra también lo tiene. Pero aquí soy consciente de ello y realmente no me gusta. Tengo un pensamiento profundo que me dice que debe ser agotador para mi nieto escucharme hablar. Si él pudiera decirme. Creo … Creo tanto que sí, que hablo demasiado.

¿Por qué necesito hablar tanto? Que es más fuerte que yo. Es como si solo yo existiera, solo yo quien tiene un problema. Siento un problema y parece que necesito hablar de ello. Es más fuerte que yo, necesito hablar de eso. Es tan fuerte como la necesidad de azúcar que tenía. No importa qué adicción tengas. Me siento adicto a mi problema, soy adicto a mi adicción, ¡cuánto miedo tengo de tener miedo!

Me he estado sintiendo así por mucho tiempo.

Pero hablar de eso tan abiertamente es la primera vez. Oigo hablar a Marcel que habla tanto (pero no sobre él). Digo una frase y él dice 10. Intenté dejar que mi nieto hablara y comencé a hablar nuevamente. Me escuché, estaba muy consciente de que estaba hablando demasiado. Pero fue más fuerte que yo. Como en un grupo del que no puedo hablar, aunque ahora puedo hablar un poco más. Creo que mi amigo tiene un problema similar al mío.

Sí, cuando estoy solo con una persona, me vuelvo como mis viejos amigos. Invaso todo el espacio de “yo, mi, mi”. Siempre vuelvo a mí. Detrás de eso, mi intención es hablar sí, pero también escuchar al otro que quisiera hablar. Mi intención es hablar en general; Puede que haya necesitado hablar de mí.

¿Por qué solo discutir mi problema, mi situación, mi conocimiento?

¿Por qué necesito alimentarme, sí, es una buena forma de decirlo? Necesito alimentarme de mí mismo. Richard, mi amigo, necesitaba ocuparse de su negocio, decorar su departamento, ir a comprar su ropa. Siempre necesito hablar sobre mis situaciones, mis ideas, mi elección de conversaciones, mis opiniones, mis necesidades. Por mucho que Marcel nunca hable de él, yo siempre hablo de mí. Que es más fuerte que yo. No estoy interesado en los demás. Todo niño Robert es así.

Un petit témoignage sur le besoin fondamental de toujours vouloir parler avec les autres. D'où provient ce besoin fondamental?

Mi intención es liberarme de esta necesidad.

Me pregunto por qué tengo tanta sed de mí mismo. ¿De dónde tiene que hablar tanto de mí? ¿Por qué es tan fuerte? Puse mis preguntas en la energía, sé que recibiré respuestas. Mientras tanto, me voy a preparar para dormir.

Me fui a la cama y empecé a pensar y tuve que levantarme y; para mi nieto, siguiendo mis creencias, pensando en ti, vivo con miedo y me causa ansiedad. (que es pensar en el futuro).

Al mismo tiempo, lo que me preguntaste, distrajo mis pensamientos para usar estas enseñanzas por mí mismo. Me viene a pesar de mí mismo: ¿en qué dirección va? Tengo creencias sobre el dinero. Por lo que sé de él, así es como puede vivir sin la entrada de dinero asegurado. No importa cuánto intente pensarlo, pero se necesitan ingresos para pagarlo. Y por lo que veo y escucho, no puede haber muchos ingresos en este momento. Y a nivel de sus relaciones, según mis creencias, eso no puede llevarlo a ninguna parte. Pero es un adulto y parece muy cómodo con eso. ¿Es esta la realidad que muestra?

Ir de acuerdo con mis creencias, para mí no va a ninguna parte y eso me lleva a tener miedo, incluso mucho miedo. Quiero mirar a otro lado porque si lo miro, me hace sentir ansioso. El futuro no me hace ver nada tranquilizador. Pero puede estar en una mejor posición para ver un futuro más prometedor en estas dos áreas de su vida.

Lo mismo cuando veo a mi hermana irse.

Eso me lleva a decir que es mejor no mirarte de acuerdo con mis creencias y dejarte ir de acuerdo con tus creencias. Puede ser usted quien esté mejor ubicado para avanzar hacia una vida feliz y plena. Tus visiones son diferentes a las mías y lo importante es que hagas tus sueños realidad. De todos modos, visto desde este ángulo, no hay nada que pueda hacer por ti. Porque nuestras creencias son como lo contrario. Tengo que aceptar la idea de que tus puntos de vista son muy diferentes a los míos, incluso al contrario, pero eso dice que no eres tú quien tiene razón. No puedo darte lecciones, no puedo imponerte mis creencias, no puedo probarte que estoy en lo cierto.

Esta mañana antes del almuerzo …

Parece que me tranquiliza decirles a los demás lo que estoy haciendo. Las solicitudes que hago para salir de mis dificultades mentales. Siento la necesidad de hablar al respecto como para probarme a mí mismo que tengo razón en hacerlo. Como si nunca pudiera decirle a mis padres y ellos hubieran estado de acuerdo conmigo, pero nunca sucedió. Cuando hablaba de eso, siempre estaban en contra de mis ideas; eso los hizo inseguros. No iba según sus creencias. Esta necesidad nunca se ha sentido, satisfecha con ellos. Parece que todavía estoy buscando llenarlo al no contarle a otros sobre eso.

¡Hey! Ahora soy ese padre con quien hablo y que está seguro de que tengo razón para hacerlo, de que estoy haciendo lo correcto. Soy la persona adecuada para hablar y estoy seguro de que estoy haciendo lo correcto. ¡Cómo encontré las lecciones correctas para curarme por completo! Entonces no se lo podía decir a nadie. No podría necesitar la aprobación de nadie. Estoy hablando de eso y soy la única buena persona que puede decir que lo que estoy haciendo es lo mejor para mí. Por lo tanto, no podría necesitar las aprobaciones de nadie más.

Puedo seguir adelante y luego tomarme el tiempo para escuchar a los demás, para dejarles decir lo que les hará bien decir. No, ya no lo necesito porque puedo escucharme a mí mismo, creerme, interactuar conmigo mismo y estar muy satisfecho con él. Para llenarme de mi atención, mi comprensión. Ya no siento la necesidad de hablar de eso porque ahora escribirlo me llena, me da mucha satisfacción.

Gracias, Dios mío, gracias Señor Jesús, gracias Espíritu Santo. Gracias mis ángeles, mis arcángeles y todos mis santos que están allí para ayudarme. Gracias por responder a mis solicitudes. Gracias por estar ahí para mí.

Para aprender más sobre psicología …

Autor anónimo de Quebec
Categorías: Psicología

2 Comentarios

Key · a las

Hola Nicolás. No sé, espero lea este mensaje. No estoy loca pero algo por alguna circunstancia me trajo hoy a su blog y lo que he leído es como si me estuviese llamando hace rato. No sé si escriba como ejercicio pero si lo que publicó es una introspección me gustaría compartir más su percepción. Entre más lo leía más espejo se me hacía. Gracias por lo que me ha llegado el día de hoy a través de su escrito. Hablo mucho y buscaba “Curarme” por eso llegue aquí, jejeje. Buen día.

    Nicolas Desjardins · a las

    Por supuesto que leí todos los mensajes, me alegra que hayas disfrutado este texto. ¿Qué tipo de contenido le gustaría ver en fonsly en el futuro cercano?

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.